Inicio UACh / Dirección de Tecnologías de Información / / Noticia


Nueva profesión: Asistente virtual


Con el desarrollo de las nuevas tecnologías, aparecen nuevas profesiones. Entre ellas, la de asistente virtual, un profesional que, desde casa, puede ayudar a empresas o a otros profesionales aportando sus conocimientos y experiencia en áreas específicas. En la actualidad, varias empresas trabajan bajo este tipo de modalidad, apoyándose en especialistas que contribuyen a mejorar sus procesos trabajando de manera conjunta con varios departamentos. De hecho, se proyecta que el número de asistentes virtuales se incremente en los próximos años. Aquí te damos a conocer cuáles son las características de esta nueva labor:

¿En qué ámbitos o sectores puede trabajar un asistente virtual?
Por estos días los ámbitos en los que más se demanda la figura del asistente virtual son los servicios de atención al cliente, la gestión de la administración interna, la gestión de recursos humanos, la gestión de las redes sociales, el comercio o la externalización de procesos de negocio. Sectores como el retail, la logística, la comunicación y el marketing, el turismo o la enseñanza están viviendo un incremento de los asistentes virtuales.

¿Qué perfil personal y profesional tiene un asistente laboral?
Como el profesional se desempeña en diversos entornos, no es posible definir un perfil específico, sin embargo, existen unos rasgos comunes y coincidentes en todos ellos; se trata de profesionales con experiencia, que pueden provenir del sector público y del privado, y que se mantiene en un proceso de formación continua. Debido a su desempeño profesional, los asistentes virtuales deben estar al corriente de las tendencias del mercado, conocerlas y dominarlas, así como de las últimas herramientas tecnológicas con las que ser competitivos.

El trabajo en remoto del asistente virtual
El asistente virtual es que trabaja a distancia, lo que quiere decir que puede trabajar desde un espacio de coworking o desde un espacio habilitado en su domicilio. Ello le obliga a habilitar un espacio en su casa y a la vez, a disciplinarse estableciendo horarios de trabajo compatibles con las necesidades de sus clientes (que pueden encontrarse en otro uso horario) y con su tiempo dedicado a la familia, aficiones, etc. Asimismo, el profesional debe conocer y usar las diferentes herramientas comunicacionales que le ayudarán a mantenerse en contacto virtual y a celebrar reuniones periódicas con sus clientes, herramientas como Slack, Skype o la aplicación de mensajería Hangouts. La planificación de los proyectos se puede desarrollar en plataformas virtuales a las que tengan acceso él y sus clientes.

Las ventajas de ser asistente virtual
Ser asistente virtual es un trabajo muy atractivo. Una de sus ventajas es que permite trabajar con los clientes que se desea y solo en aquellos proyectos que, por distintas razones, resulten atractivos. Por otra parte, es posible organizar la distribución del propio tiempo, tanto laboral como personal, incluidos períodos de descanso y de vacaciones, con ciertos trucos para trabajar desde casa sin bajar la productividad.

Trabajar cada día desde casa reduce considerablemente el tiempo en traslado y el costo de ello. Esta particularidad del trabajo como asistente virtual convierte su actividad en más sostenible desde el punto de vista medioambiental, un factor que cada vez más empresas tienen en cuenta dentro de su política de responsabilidad social.

Fuente: www.universia.cl