Cambio Climático

cambio Climático

Hoy existe evidencia científica inequívoca del cambio climático y preocupación por sus potenciales consecuencias. Así lo ha hecho saber el Grupo de Trabajo I del Panel Intergubernamental de Cambio Climático (IPCC) como contribución al 4º Informe de Evaluación 2007. Mayor Información

El calentamiento global de la atmósfera es uno de los problemas ambientales de mayor impacto a nivel mundial. La evidencia científica señala que  existe cada vez mayor certidumbre, que el incremento de la temperatura promedio mundial de los últimos 200 años sería consecuencia del incremento en las concentraciones atmosféricas de los principales gases antropogénicos de efecto invernadero - como el dióxido de carbono (CO2), el metano (CH4), el óxido nitroso (N2O), y el ozono (O3) troposférico. Los incrementos en la concentración de dióxido de carbono se deberían principalmente al uso de combustibles fósiles y cambio de uso de la tierra, mientras que el metano y óxido nitroso serían originados predominantemente por la agricultura. Las emisiones por cambio de uso de la tierra se estiman en 5.9 GtCO2 por año (1 GtCO2 = 1 x 109 toneladas de dióxido de carbono).

El IPCC el año 2007 entregó nuevos antecedentes sobre el incremento en la temperatura global media del aire y océanos, el derretimiento de nieves, hielos y aumento del nivel medio del mar. Resulta muy relevante y preocupante la información sobre el aceleramiento de la tasa de cambio en las últimas décadas. Por ejemplo, en la década 1993-2003 la tasa de aumento del nivel del mar habría alcanzado alrededor de 3.1mm por año, lo que significaría 31cm para la próxima centuria. Para los próximos veinte años se proyecta un aumento de la temperatura de 0,2º por década.

Como es probable que la mayor parte del incremento en la temperatura en los últimos cincuenta años sea debida al incremento observado de gases de efecto invernadero (GEI), surge la preocupación mundial para limitar estas emisiones. La información científica advierte del momento crítico para frenar el cambio climático, de lo contrario los propios cambios podrían amplificar el calentamiento global al debilitar los sumideros naturales  de carbono o liberar metano atrapado en el permafrost  y los hidratos de gas del océano.

La nueva conciencia de los problemas ambientales que aporta el Cuarto Informe del IPCC debe motivar una actitud responsable respecto al consumo de energía y al uso del transporte, dos de las principales causas de la situación climática.

CUALES SERAN LAS CONSECUENCIAS DEL CAMBIO CLIMÁTICO

Entre otros se espera cambios en la cantidad de precipitaciones, salinidad del mar, patrones de vientos, intensidad y duración de sequías, frecuencia de tormentas de lluvia, ondas de calor y ciclones tropicales. Asimismo existe evidencia que el nivel del mar está aumentando, los glaciares retrocediendo, que el hielo del océano Ártico se está haciendo más delgado y la incidencia de eventos extremos de clima se está incrementando en diversas partes del mundo.

Los efectos del cambio climático serán distintos de acuerdo a las zonas geográficas, sin embargo, la mayor parte de la población afectada se encontrará en países en desarrollo, quienes son más vulnerables y con menor capacidad de adaptación a las nuevas condiciones ambientales.

Las consecuencias también serán múltiples sobre los elementos físicos y biológicos del planeta y las actividades humanas. Especialmente sobre la flora y la fauna que difícilmente se adaptará a la velocidad de los cambios. Hoy ya se observa desplazamiento de animales y plantas hacia latitudes más frías, cambios en la floración, en los procesos migratorios e incluso evolutivos. También se espera efectos de erosión sobre bordes costeros, aparición explosiva de pestes, daños en cultivos, daños en biodiversidad y disponibilidad de recurso hídrico, entre otros.

Gases de efecto invernadero (GEI)

Cuáles los principales GEI


Los gases de efecto invernadero (GEI) son los componentes gaseosos de la atmósfera, tanto naturales como antropógenos, que absorben y emiten radiación en determinadas longitudes de onda del espectro de radiación infrarroja emitido por la superficie de la Tierra, la atmósfera y las nubes. Esta propiedad es lo que produce el efecto invernadero.

En la atmósfera de la Tierra, los principales gases de efecto invernadero son el vapor de agua (H2O), el dióxido de carbono (CO2), el óxido nitroso (N2O), el metano (CH4) y el ozono (O3). Hay además en la atmósfera una serie de gases de efecto invernadero creados íntegramente por el ser humano, como los halocarbonos y otras sustancias con contenido de cloro y bromo, regulados por el Protocolo de Montreal.

Además del CO2, el N2O y el CH4, el Protocolo de Kioto establece normas respecto de otros gases de efecto invernadero, a saber, el hexafluoruro de azufre (SF6), los hidrofluorocarbonos (HFC) y los perfluorocarbonos (PFC).

 

Actividades humanas que generan emisiones de GEI


En general, toda actividad humana genera directa o indirectamente algún tipo de emisiones y se estima que existe una correlación positiva entre los indicadores de crecimiento de la actividad económica (PIB) y las emisiones. Así, un incremento del PIB del 1% podría significar un aumento del 1% en las emisiones. Sin embargo, en algunas economías desarrolladas, mediante el mejoramiento de tecnologías, mayor eficiencia en el uso de la energía, cambio de hábitos en los consumidores e innovación en procesos productivos, se ha logrado disminuir esta tasa de dependencia.

Según el  Cuarto Informe del IPCC, las emisiones mundiales de GEI se han incrementado en un 70% entre 1990 y 2004. Sin duda, la quema de combustibles fósiles en los procesos de generación y uso de energía, procesos industriales y transporte son los principales contribuyentes de GEI, especialmente del dióxido de carbono (CO2). También contribuyen la deforestación, la agricultura, el manejo de desechos sólidos y líquidos entre otros.

Se estima que por el uso de energía en oficinas (iluminación, calefacción, aire acondicionado, energía para equipos de oficina) se emiten anualmente unos 30kg CO2 por metro cuadrado de edificación y el promedio anual mundial, de todas las emisiones de GEI, alcanza a 5 toneladas de CO2e por persona.

 

Los principales países emisores de GEI


Los países Anexo I de la CMCC (Convención Marco de Cambio Climático) para el año 2004 constituían el 20% de la población y eran responsables del 46% de las emisiones globales de los GEI. En valores absolutos, los cinco países más emisores de GEI al año 2000 eran Estados Unidos (20,6%), China (14,7%), Unión Europea (14%), Federación Rusa (5,7%) e India (5,6%). Le siguen Japón, Alemania, Brasil, Canadá y Reino Unido, que sumaban otro 13.3% de las emisiones mundiales. Mientras Chile aportaba el 0,23% del total mundial ocupando la posición 55. Estas emisiones no incluyen las emisiones de CO2 provenientes del cambio de uso de la tierra y silvicultura, si se incluyen, China, Indonesia y Brasil suben al estrado de los primeros cinco países más emisores.

Pero si se observa las emisiones por persona de los seis GEI más importantes (CO2, CH4, N2O, PCF, HFC, SF6), el orden de los países cambia colocando a la cabeza  a Qatar con 67.9 tCO2e/persona, Emiratos Árabes 36.1, Kuwait 31,6, Australia 25,6, Bahrain 24,8 y USA 24,5. Chile al año 2005 alcanzaba a 5.2 tCO2e/persona ocupando el lugar 88, muy cerca del promedio mundial de emisiones per cápita que alcanzaba a 5,6 y por encima de la media de América del Sur. Mayor información

 

Cómo reducir las emisiones


Las formas de reducir las emisiones son múltiples y pasan en general por cambios tecnológicos, mayor eficiencia en el uso de la energía, uso de energías alternativas y reducción del consumo. Esto es, bajo el marco del desarrollo sustentable.

Fuente: Contribución del Grupo de Trabajo III al Cuarto Informe IPCC (2007)
Sector Tecnologías para la mitigación de emisiones de GEI
Suministro de energía Mejoras en la eficiencia del suministro y distribución, cambio de combustibles de carbón a gas, energía nuclear, calor y energías renovables (hidroeléctrica, solar, eólica, geotérmica y bioenergía), cogeneración, captura y almacenaje de CO2
Transporte Vehículos más eficientes en el uso de combustibles, vehículos híbridos, bio combustibles, traspaso de transporte por caminos a ferrocarril y sistemas de transporte público, transporte no motorizado (bicicletas, caminar) y planificación del uso de la tierra y el transporte
Construcción Iluminación más eficiente y aprovechamiento de la luz natural, electrodomésticos, calefacción y equipos de refrigeración más eficientes, mejora de aislantes, calefacción solar, fluidos de refrigeración alternativos
Industria Equipamiento eléctrico más eficiente, recuperación de calor y energía, reciclaje de materiales, control de emisiones de gases no CO2
Agricultura Manejo de la tierra para incrementar el almacenamiento de carbono en el suelo, restauración de tierras degradadas, mejora en las técnicas de cultivo de arroz y gestión del ganado y  estiércol para reducir emisiones de metano, aplicación mejorada de fertilizantes nitrogenados,  cosechas dedicadas a energía
Silvicultura Forestación, reforestación, manejo de bosques, disminución de la deforestación, uso de productos forestales para bio energía
Desechos Recuperación de metano de rellenos sanitarios, incineración de residuos con recuperación de energía, compostaje de desechos orgánicos, minimización y reciclaje de desechos
Estilo de vida y patrones de comportamiento y consumo Cambios en el comportamiento de ocupación, patrones culturales y elección del consumidor en edificaciones,  reducción del uso del auto y estilo eficiente de conducción en relación a planificación urbana y disponibilidad de transporte público, entrenamiento de personal, sistemas de premios, retroalimentación regular y documentación de prácticas existentes en organizaciones industriales

Según el Cuarto Informe del IPCC, con las políticas actuales de mitigación del cambio climático y las prácticas relacionadas de desarrollo sostenible, las emisiones mundiales de GEI continuarán en aumento en las próximas décadas. Sin embargo existe potencial económico considerable para la mitigación de las emisiones que podría compensar el crecimiento proyectado y por lo tanto urge implementar políticas e instrumentos para crear incentivos para las medidas de mitigación.

 

Cambios e impactos esperados para Chile.


En el caso de Chile, hay tres aspectos que considerar, su vulnerabilidad social económica y ambiental; las potenciales pérdidas económicas producto del cambio climático y el nivel de responsabilidad que el país tiene en el cumplimiento de las obligaciones internacionales. Mayor información

¿Por qué Chile es un país vulnerable?

Porque Chile cumple con la tipificación de vulnerabilidad que ha desarrollado la  Convención de Cambio Climático.  En esta categoría se incluyen aquellos países que poseen las siguientes características: zonas costeras bajas; zonas áridas y semiáridas; áreas susceptibles a la deforestación o erosión, a los desastres naturales, a la sequía y la desertificación; áreas urbanas altamente contaminadas, y ecosistemas frágiles, entre otras.

Existen también  estudios nacionales proyectados al 2040 que  indican la  intensificación de aridez en la zona norte, avance del desierto hacia el sur, reducción hídrica en zona central y aumento de precipitaciones al sur.

Pérdidas Económicas

En Chile aún no se conoce las pérdidas económicas que podría conllevar el cambio climático para el país. El IPCC advierte que los países en desarrollo probablemente serán más afectados que los desarrollados, en términos de inversión, economía y pérdida de vidas humanas; y que los costos de inacción podrían ser mucho mayores que las medidas e inversiones necesarias para adaptarse y mitigar los impactos negativos.

Otros Conceptos

Vulnerabilidad


Según el IPCC, la vulnerabilidad se define como el grado en que un sistema natural o social podría resultar afectado por el cambio climático. La vulnerabilidad es función de la sensibilidad de un sistema a los cambios del clima, y de su capacidad para adaptarse a dichos cambios.
 
Los sistemas vulnerables comprenden los recursos hídricos, la agricultura, la silvicultura, la pesca, los asentamientos humanos, la industria, la energía, los sistemas financieros, etc. Esto amenaza entre otros la seguridad alimentaria, la disponibilidad de agua, los ingresos, la salud humana, la infraestructura.

Adaptación


Es la capacidad de un sistema para ajustarse al cambio climático (incluso a la variabilidad del clima y a los fenómenos extremos) de modo de mitigar posibles daños, aprovechar las oportunidades o afrontar las consecuencias

Mitigación


Es la intervención humana para reducir las fuentes o ampliar los sumideros de gases de efecto invernadero con el fin de lograr su estabilización en la atmósfera. Son múltiples las posibilidades y opciones de mitigación en los distintos sectores de la economía (energía, transporte, construcción, gestión de desechos).

Links Nacionales   Links Internacionales   Enlaces Útiles   Buscador
buscador uach
buscador uach

©2008 Facultad de Ciencias Forestales UACh / fono: +56 63 293316 / email: carbono@uach.cl / Valdivia - Chile
La información contenida en el sitio es de exclusiva responsabilidad de las unidades a las que pertenece.