Respuesta política al cambio climático

Institucionalidad Internacional

Convención Marco Cambio Climático (CMCC)


La Convención Marco sobre el Cambio Climático se crea en 1992 ante la preocupación expresada por la comunidad científica. En ella se establece una estructura general para los esfuerzos intergubernamentales encaminados a resolver el desafío del cambio climático. Reconoce que el sistema climático es un recurso compartido cuya estabilidad puede verse afectada por actividades industriales y de otro tipo que emiten dióxido de carbono y otros gases que retienen el calor.

En virtud del Convenio, los gobiernos: 

  • recogen y comparten la información sobre las emisiones de gases de efecto invernadero, las políticas nacionales y las prácticas óptimas
  • ponen en marcha estrategias nacionales para abordar el problema de las emisiones de gases de efecto invernadero y adaptarse a los efectos previstos, incluida la prestación de apoyo financiero y tecnológico a los países en desarrollo
  • cooperan para prepararse y adaptarse a los efectos del cambio climático.

Está en vigor desde marzo de 1994 y Chile es parte de ella desde diciembre de 1994.

Mayor información

 

Protocolo de Kyoto (PK)


El Protocolo de Kyoto de 1997 tiene los mismos objetivos, principios e instituciones de la Convención, pero refuerza ésta de manera significativa ya que a través de él las Partes incluidas en el anexo I se comprometen a lograr objetivos individuales y jurídicamente vinculantes para limitar o reducir sus emisiones de gases de efecto invernadero. Sólo las Partes a la Convención que sean también Partes al Protocolo (es decir, que lo ratifiquen, acepten, aprueben o adhieran a él) se ven obligadas por los compromisos del  Protocolo. Los objetivos individuales para las Partes incluidas en el anexo I se enumeran en el anexo B del Protocolo de  Kyoto. Entre todos suman un total de  recorte de las emisiones de gases de efecto invernadero de al menos el 5% con respecto a los niveles de 1990 en el periodo de compromiso de 2008-2012

Está en vigor desde Febrero de 2005 y Chile lo ratificó en agosto de 2002.
 
Chile, no posee compromisos de reducción de emisiones, pero sí debe elaborar periódicamente su Comunicación Nacional, que se asemeja a un informe-país que contiene información sobre inventario de emisiones de gases de efecto invernadero; vulnerabilidad al cambio climático; opciones de adaptación a él, y opciones de mitigación de las emisiones. Este compromiso cualitativo podría cambiar conforme avancen las negociaciones para una implementación más restrictiva para todas las partes de la Convención.

Mayor información

 

IPCC


Al detectar el problema del cambio climático mundial, la Organización Meteorológica Mundial (OMM) y el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) crearon el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC) en 1988. Se trata de un grupo abierto a todos los Miembros de las Naciones Unidas y de la OMM.

La función del IPCC consiste en analizar, de forma exhaustiva, objetiva, abierta y transparente, la información científica, técnica y socioeconómica relevante para entender los elementos científicos del riesgo que supone el cambio climático provocado por las actividades humanas, sus posibles repercusiones y las posibilidades de adaptación y atenuación del mismo. El IPCC no realiza investigaciones ni controla datos relativos al clima u otros parámetros pertinentes, sino que basa su evaluación principalmente en la literatura científica y técnica revisada por homólogos y publicada.

Una de las principales actividades del IPCC es hacer una evaluación periódica de los conocimientos sobre el cambio climático. El IPCC elabora, asimismo, Informes Especiales y Documentos Técnicos sobre temas en los que se consideran necesarios la información y el asesoramiento científico e independiente, y respalda la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMCC) mediante su labor sobre las metodologías relativas a los inventarios nacionales de gases de efecto invernadero.

El IPCC consta de tres Grupos de trabajo y un Equipo especial:

  • El Grupo de trabajo I evalúa los aspectos científicos del sistema climático y el cambio climático.
  • El Grupo de trabajo II evalúa la vulnerabilidad de los sistemas socioeconómicos y naturales al cambio climático, las consecuencias negativas y positivas de dicho cambio y las posibilidades de adaptación al mismo.
  • El Grupo de trabajo III evalúa las posibilidades de limitar las emisiones de gases de efecto invernadero y de atenuar los efectos del cambio climático.
  • El Equipo especial sobre los inventarios nacionales de gases de efecto invernadero se encarga del Programa del IPCC sobre inventarios nacionales de gases de efecto invernadero.

http://www.ipcc.ch

Mecanismo desarrollo limpio


El Mecanismo de Desarrollo Limpio o Mecanismos para un Desarrollo Limpio (MDL) es un acuerdo suscrito en el Protocolo de Kyoto establecido en su artículo 12, que permite a los gobiernos de los países industrializados (también llamados países desarrollados o países del Anexo1 del Protocolo de Kyoto) y a las empresas (personas naturales o jurídicas, entidades públicas o privadas) suscribir acuerdos para cumplir con metas de reducción de gases de efecto invernadero (GEI) en el primer periodo de compromiso comprendido entre los años 2008 - 2012, invirtiendo en proyectos de reducción de emisiones en países en vías de desarrollo (también denominados países no incluidos en el Anexo 1 del Protocolo de Kyoto) como una alternativa para adquirir reducciones certificadas de emisiones a menores costos que en sus mercados.

En teoría, los MDL permiten una reducción de costos para los países industrializados, al mismo tiempo que éstos logran la reducción de emisiones. El MDL permite también la posibilidad de transferir tecnologías limpias a los países en desarrollo. Al invertir los gobiernos o las empresas en estos proyectos MDL reciben reducciones certificadas de emisiones CER (uno de los tres tipos de bonos de carbono) los cuales pueden adquirir a un menor costo que en sus mercados y simultáneamente logran completar las metas de reducciones a las que se han comprometido.

Ver más

Institucionalidad Local

Comité Nacional asesor sobre cambio global


La creación del Comité Nacional Asesor Sobre Cambio Global (CNACG) actúa como la institucionalidad nacional para abordar la temática en Chile. Este Comité se reúne trimestralmente a discutir y proponer acciones en temáticas que abarcan desde el desarrollo de proyectos relativos al cambio climático, la elaboración de líneas de acción programáticas en la materia y la formulación de posturas nacionales frente a temas diversos como la adaptación, la mitigación, el mecanismo de desarrollo limpio y el mecanismo financiero de la Convención, entre otros. (Decreto Supremo N° 466 del Ministerio de Relaciones Exteriores (29/05/1996)).

CNACG esta formado por:

  • Comisión Nacional del Medio Ambiente
  • Ministerio de Relaciones Exteriores
  • Ministerio de Agricultura
  • Comisión Nacional de Energía
  • Dirección General del Territorio Marítimo y de Marina Mercante
  • Dirección Meteorológica de Chile
  • Servicio Hidrográfico y Oceanográfico de la Armada de Chile
  • Comisión Nacional de Investigación Científica y Tecnológica
  • Academia Chilena de Ciencias

Autoridad Nacional Designada (AND)


Organismo que actúa como unidad de consulta, análisis, comunicación y coordinación en materias relacionadas con mecanismo de desarrollo limpio y coordina a los organismos competentes en materias vinculadas con el apoyo internacional asociado al tema.

Cumple con la función específica de otorgar la carta a que se refiere el artículo 12., del protocolo de Kyoto, en la cual se confirma el carácter voluntario del proyecto y consigna que este cumple con los objetivos de desarrollo sostenible del país.

El 23 de mayo de 2003, el Consejo de Ministros de CONAMA asumió el rol de autoridad nacional designada, lo que habilitó a nuestro país para participar en el mercado del carbono a través del Mecanismo de Desarrollo Limpio (MDL).

 

Obligaciones Nacionales

 

Cumplimiento de Obligaciones Internacionales.

Chile ha ratificado tanto la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático como el Protocolo de Kyoto. Como tal, tiene responsabilidad en el cumplimiento de las obligaciones adquiridas. No posee compromisos de reducción de emisiones, pero sí debe elaborar periódicamente su Comunicación Nacional, que se asemeja a un informe-país que contiene información sobre inventario de emisiones de gases de efecto invernadero; vulnerabilidad al cambio climático; opciones de adaptación a él, y opciones de mitigación de las emisiones. Actualmente se encuentra preparando su Segunda Comunicación Nacional, la que debería estar finalizada para 2010.

Chile, si bien es un emisor de baja cuantía, es uno de los paises que más ha crecido comparativamente en la Región y no puede abstraerse de este problema mundial por variadas razones (Chile, balance agregado de fuentes sumideros año 1994: 21.8 millones de tCO2e). Una, el compromiso cualitativo de reducción de emisiones podría cambiar conforme avancen las negociaciones para una implementación más restrictiva para todas las partes de la Convención. Es altamente probable que en un próximo periodo de compromiso del Protocolo de Kyoto o el que le suceda obligue al país a algún monto de reducción de emisiones, además por el nivel de apertura comercial sería impresentable para Chile no contar con una política contributiva de cambio climático. Por otra parte, hoy aparece como una ventaja poder ser receptor del flujo de fondos proveniente de la implementación de actividades de proyectos del Mecanismo de desarrollo Limpio, fondos que pueden contribuir a la entrada de tecnologías más sustentables.

Primera Comunicación Nacional Mayor información

La primera comunicación nacional fue entregada a la Secretaría de la CMCC en febrero de 2000, previa revisión y aprobación del comité asesor (CNACG). Este documento incluyó un inventario nacional de gases de efecto invernadero para el periodo 1993-1994, escenarios de vulnerabilidad para un horizonte de 40 años en recursos hídricos, agricultura y bosques, con algunas medidas de adaptación propuestas, además de escenarios de mitigación al 2020 en sectores de industrias de la energía, manufactura y construcción, sector comercial/público y residencial, transporte y silvicultura, con medidas de mitigación y estimación de costos para silvicultura. Este documento permitió a Chile cumplir con sus compromisos frente a la Convención y crear capacidades a nivel nacional en las materias abordadas por el informe.

Segunda Comunicación Nacional

Durante el año 2006 se inició el  proceso de preparación de la Segunda Comunicación Nacional de Chile a la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático.

La Comisión Nacional de Medio Ambiente (CONAMA) liderará técnicamente el proceso bajo los lineamientos del Comité Nacional Asesor sobre Cambio Global, que coordina a las distintas instituciones vinculadas al tema en Chile. El PNUD, por su parte, será el organismo de implementación del Fondo para el Medio Ambiente Mundial (GEF) de un proyecto de tres años (‘Actividades de Apoyo para Preparar la Segunda Comunicación Nacional de Chile con Arreglo a la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático’) cuyo principal objetivo es apoyar al gobierno chileno para la preparación de su segunda comunicación nacional.

Lo principales objetivos de este segundo informe, incluyen fortalecer las capacidades locales existentes; darle continuidad al trabajo de evaluar el cambio climático a nivel país; perfeccionar la evaluación de impactos de fuentes emisoras de gases y efectos del cambio climático, y sistematizar el material técnico actualizado que sea útil tanto para la futuras Comunicaciones Nacionales de Chile a la Convención como para adoptar políticas para hacerle frente al cambio climático.

Además, la Segunda Comunicación tendrá que tomar en cuenta las recomendaciones sobre cambio climático hechas por el informe OCDE-CEPAL titulado “Evaluaciones del desempeño ambiental: Chile-2005, por la “Estrategia Nacional de Cambio Climático” que se aprobará este año, y por la cumbre de cambio climático celebrada en Montreal en diciembre de 2005.

Un desafío que tendrá que recoger la Segunda Comunicación es la institucionalización de la actualización periódica del inventario nacional de gases invernadero. Este inventario permite entender qué pasará con las emisiones de estos gases, mejorar las medidas de mitigación, así como introducir tecnologías amigables con el medio ambiente. Entre las líneas de trabajo asociadas al tema de inventarios estaría completar las series de emisiones del sector energía así como las del sector transporte y la combustión residencial de leña.

Los resultados del proyecto serán parte integrante del plan de acción de la Estrategia Nacional de Cambio Climático, en especial a lo que se refiere a la adaptación a los impactos del cambio climático, a la mitigación de las emisiones de gases de efecto invernadero y a la creación de nuevas capacidades en cambio climático.

Conceptos básicos

COP/MOP


La Conferencia de las Partes, llamada comúnmente COP, constituye el cuerpo supremo de la Convención sobre Cambio Climático y la integran un total de 181 países que han ratificado la Convención Marco sobre Cambio Climático. Este cuerpo sesiona 1 vez al año para revisar los progresos de la Convención, la experiencia ganada en su implementación y el estado del conocimiento científico logrado. Los temas principales de estas reuniones están referidos a  referentes a los cumplimientos de compromisos, informes de los órganos subsidiarios y decisiones, además de aspectos administrativos y organizacionales.

La primera Reunión de las Partes (MOP), fue desarrollada en 2005, posterior a la ratificación del protocolo. Esta reunión de los miembros del PK, tiene por objeto tratar temas relacionados con procedimientos y mecanismos relacionados con el cumplimiento del protocolo de Kyoto, construcción de capacidades, fondo de adaptación y aspectos organizacionales.

País Anexo I y no Anexo


Los países ratificantes del PK se denominan Partes y se agrupan según su grado de desarrollo como países Anexo I y países no Anexo I. El primer grupo se integra con países desarrollados que han adoptado compromisos de reducción de GEI y el segundo con países en desarrollo que, por este motivo, no han asumido obligaciones de disminución de emisiones pero que contribuyen al objetivo del Protocolo a través de la acogida en sus territorios de actividades que reduzcan y absorban cantidades de GEI en la atmósfera.

Que es un crédito o compensación de emisiones de C


Los bonos de carbono son un mecanismo internacional de descontaminación para reducir las emisiones contaminantes al medio ambiente; es uno de los tres mecanismos propuestos en el Protocolo de Kyoto para la reducción de emisiones causantes del calentamiento global o efecto invernadero (GEI o gases de efecto invernadero).

El sistema ofrece incentivos económicos para que empresas privadas contribuyan a la mejora de la calidad ambiental y se consiga regular la contaminación generada por sus procesos productivos, considerando el derecho a contaminar como un bien canjeable y con un precio establecido en el mercado. La transacción de los bonos de carbono -un bono de carbono representa el derecho a emitir una tonelada de dióxido de carbono- permite mitigar la generación de gases contaminantes, beneficiando a las empresas que no contaminan o disminuyen la contaminación y haciendo pagar a las que contaminan más de lo permitido.

Las reducciones de emisiones de GEI se miden en toneladas de CO2 equivalente, y se traducen en Reducciones Certificadas de Emisiones (CER). Un CER equivale a una tonelada de CO2 que se deja de emitir a la atmósfera, y puede ser vendido en el mercado de carbono a países Anexo I (industrializados, de acuerdo a la nomenclatura del protocolo de Kyoto). Los tipos de proyecto que pueden aplicar a una certificación son, por ejemplo, generación de energía renovable, mejoramiento de eficiencia energética de procesos, forestación, limpieza de lagos y ríos, etc.

Desarrollo Futuro

Reuniones previas a Copenhague


El 18 de Diciembre de 2009, finalizó en la capital de Dinamarca, Copenhague, la cumbre sobre el cambio climático, donde se reunieron representantes de 192 países y donde el acuerdo alcanzado representa una gran diferencia con la situación política que por años ha impedido adoptar medidas en materia del cambio climático.

En la Conferencia de Copenhague los países en desarrollo pusieron gran énfasis en la continuación del Protocolo de Kyoto, en el cual se establecen obligaciones jurídicamente vinculantes para los países desarrollados con objeto de reducir sus emisiones de GEI. Sin embargo como Estados Unidos nunca ratificó el Protocolo, el resultado de esto es que no existen obligaciones para forzar a China y Estados Unidos a reducir sus emisiones, a pesar de ser los países más contaminantes.

Muchos países en desarrollo, incluidos el Brasil, China, la India y Sudáfrica han adoptado nuevas estrategias en materia de clima, con propuestas reducciones de las emisiones, y el Acuerdo establecería una forma de registrar esas medidas.

Aunque la mayor parte de los países apoyaron la aprobación del Acuerdo, Cuba, Nicaragua, Sudán, Bolivia y Venezuela, objetaron y como la Conferencia trabaja por consenso, fue necesario encontrar una fórmula que le permitiera «tomar nota» del Acuerdo.

A pesar del esfuerzo, la Conferencia no logró los resultados que la mayoría esperaba, un acuerdo jurídicamente vinculante o nuevos compromisos claramente definidos. Sin embargo, Yvo de Boer, Secretario de la UNFCCC, señala que a pesar que la COP 15 no fue un completo éxito, produjo tres resultados principales. En primer lugar, plantea el cambio climático al más alto nivel del gobierno, que en última instancia es el único nivel en el que se puede resolver. En segundo lugar, el Acuerdo de Copenhague refleja un consenso político sobre el largo plazo y en tercer lugar, las negociaciones lejos de las cámaras interpusieron un conjunto de decisiones para implementar acciones climáticas.

POSICION DE CHILE DESPUES DE 2012

¿Qué sucederá con el MDL luego del 2012?

Aunque no se conoce con exactitud qué pasará con el mercado derivado de los compromisos asumidos en el Protocolo de Kyoto luego del año 2012, es una realidad que lo acordado hasta el momento seguirá vigente. Los acuerdos que se han generado en las mesas de negociación, han establecido que el MDL continuará post 2012, llamado de distintos actores a metas más exigentes y plazos lógicos desde el punto de vista de las inversiones.

Según una encuesta realizada por Point Carbon, más del 70% de los encuestados considera que habrá un régimen que continuará los compromisos de reducción de emisiones luego de 2012 y que Estados Unidos se adherirá con un fuerte compromiso en ese contexto. La Unión Europea ha anunciado recortar sus emisiones, al 2020 en un 20% por debajo de los niveles actuales.

Acuerdos de Copenhague Mayor Información

 

Dentro de la COP15, se propone al Grupo Especial de trabajo, que realice los nuevos compromisos de las Partes de los países pertenecientes al Anexo 1 convenidos en el Protocolo de Kioto, para proseguir con la labor de mitigación.

  1. Se estipula que uno de los mayores desafíos en nuestros tiempos es el cambio climático. Se hace hincapié a generar una política de voluntad para combatir de forma urgente las emisiones que se eliminan a la atmósfera, estableciendo responsabilidades comunes, pero diferenciadas. El objetivo final de esta acuerdo es estabilizar los gases de efectos invernaderos reconociendo desde el punto de vista científico se debería tomar en cuenta el aumento de 2°C en la temperatura global de nuestro planeta.

    Se debe mejorar las acciones de cooperación, en donde destaquen un programa de adaptación global que incluya apoyo internacional.

  2. Se deben tomar medidas drásticas de mitigación. Se esta trabajando en el Cuarto informe de evaluación de emisiones, con lo cual se pretende mantener por debajo de 2°C la temperatura global. Se debe cooperar con los países en desarrollo, teniendo en cuenta su desarrollo económico, social, y la importancia de erradicar  la pobreza mediante una estrategía de bajas emisiones, buscando un desarrollo sostenibles.

  3. Se deben reforzar los sistemas de cooperación internacional, facilitando y apoyando la vulnerabilidad de los países en vías de desarrollo, especialmente los estados insulares y África.

  4. Los países del Anexo 1 que se comprometieron en el Protocolo de Kioto a disminuir sus emisiones deben fortalecer aún más su reducción. Se debe medir, verificar y comprobar el financiamiento de proyectos sostenibles en países en desarrollo.

  5. Los países que no pertenecen al anexo 1 del Protocolo de Kioto estarán sujetos a la medición doméstica, información y verificación del resultado, la cual se informará a través de sus medios de comunicación cada 2 años. En la búsqueda de apoyo internacional para desarrollar proyectos se inscribirán en un registro, junto con la transferencia tecnológica ocupada y el tipo de financiamiento. Estas actividades se añadirán en el apéndice II de la Conferencia de las Partes. Asimismo estarán sujetas a mediciones internacionales, notificación y verificación de conformidad de las partes involucradas.

  6. Se reconoce el papel fundamental de los proyectos de Forestación y Reforestación. Por tanto se ofrecerán incentivos a las acciones que a través de un mecanismo que comprenda más de REDD, que permita el intercambio de recursos financieros a los países en desarrollo.

  7. Se decide aplicar distintos criterios para la utilización de mercados que permitan mejorar la relación costo-eficacia en la difusión de medidas de mitigación. Se desarrollarán incentivos a los países en desarrollo que implementen en su economía el desarrollo mediante bajas emisiones.

  8. Los países desarrollados proporcionarán nuevos y adicionales recursos, incluida la silvicultura y las inversiones a través de instituciones internacionales, acercándose a USD 30 millones para el período 2010- 2012, con un reparto equilibrado entre la adaptación y mitigación. La financiación para la adaptación será prioridad para los países en desarrollo más vulnerables, como los países menos adelantados, los pequeños Estados insulares y en África. En el contexto de las acciones de mitigación significativa y la transparencia en la aplicación, los países desarrollados se comprometan con un objetivo de movilizar conjuntamente USD 100 mil millones de dólares al año en 2020 para atender las necesidades de los países en desarrollo. Estos fondos provienen de una amplia variedad de fuentes, públicas y privadas, relaciones bilaterales y multilaterales, incluidas las fuentes alternativas de financiación. Nueva financiación multilateral para la adaptación será entregado mediante de eficaces y eficientes arreglos de fondo, con una estructura de gestión que prevé la igualdad de representación de los países desarrollados y en desarrollo. Una parte significativa de dicha financiación debe fluir a través del Fondo de Copenhague del Clima Verde.

  9. El Grupo de Alto Nivel se establecerá bajo la dirección y será responsable ante la Conferencia de las Partes para estudiar la contribución de las potenciales fuentes de ingresos, incluidas las fuentes alternativas de financiación, para el cumplimiento de este objetivo.

  10. Se decide que el Fondo de Copenhague del Clima Verde se constituirá como una entidad operativa de mecanismo financiero del Convenio para apoyar proyectos, programas, políticas y otras actividades relacionadas con la reducción de emisiones como REDD en los países en vías de desarrollo, como en la adaptación, creación de capacidad, transferencia tecnológica y desarrollo tecnológica.

  11. Se establece un mecanismo de tecnología para acelerar el desarrollo y transferencia de tecnología en apoyo a medidas de adaptación y mitigación.

  12. Se hace un llamado a una evaluación de la aplicación del Acuerdo que se contempla del 2015, incluyendo el último objetivo de la Convención. Esto se incluirá en la meta a largo plazo que hace referencia la ciencia a diversos asuntos presentados en relación a los aumentos de la temperatura a 1,5°C.

DEFORESTACIÓN EVITADA BAJO MDL

 

Por deforestación evitada se entiende cierta iniciativa tendiente a disminuir las tasas de deforestación en Países “No Anexo” y con ello la contribución de GEI a la atmósfera, cuyos costos serían cubiertos por países desarrollados bajo el MDL. La inclusión de la deforestación evitada bajo MDL está aún en discusión para ser incluida después del año 2012 en el marco del Protocolo de Kyoto o su protocolo sucesor.
 
Según FAO, 2001 las más altas tasas de deforestación durante la década de los 90s correspondieron a bosques de países tropicales, superando los 10 millones de hectáreas anuales. Las emisiones correspondientes tanto por deforestación como por remociones parciales de bosques se estima alcanzaron de 15-35% del total de las emisiones mundiales (Houghton, 2005).

Desde el año 2005 estos bosques se están transformando en un foco de atención mundial. Ese año la Coalición de Países con Bosques Tropicales, encabezada por Costa Rica y Papua Nueva Guinea, presentó una propuesta formal para reducir la emisión de GEI derivados de la deforestación a la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (UNFCCC).

En septiembre de 2006 el gobierno de Brasil, presentó su propia propuesta de “Deforestación Evitada”, en un taller del Subsidiary Body for Scientific and Technological Advice (SBSTA) de la UNFCCC y nuevamente en noviembre de 2006 durante la COP 12 de la UNFCCC. A su vez, el Informe Stern del gobierno británico, publicado a comienzos del 2007, sugiere que las medidas de deforestación evitada deberían ser incluidas en el periodo de compromiso posterior a 2012, en el marco del Protocolo de Kyoto (Stern, 2007).

En la Conferencia de las Partes realizada en Bali, Indonesia, en diciembre de 2007, se informó que respecto de la “Reducción de Emisiones derivadas de la Deforestación” (RED) es urgente la necesidad de adoptar nuevas medidas significativas para reducir las emisiones resultantes de la deforestación y la degradación forestal y se debe avanzar la labor metodológica, la que estará enfocada principalmente en:   

  • evaluaciones de los cambios ocurridos en la cobertura forestal y las emisiones asociadas de gases de efecto invernadero,
  • métodos para demostrar las reducciones de las emisiones resultantes de la deforestación,
  • la estimación del volumen de las reducciones de las emisiones procedentes de la deforestación.

Mediante esta decisión se ha alentado a las Partes a respaldar medidas de fomento de la capacidad y realizar esfuerzos, con inclusión de actividades de demostración, para hacer frente a los principales factores de deforestación. De manera de atender las necesidades de las comunidades locales y autóctonas cuyos medios de su subsistencia dependen de los bosques (UNFCC, 2008).

Por el momento hay muy pocos ejemplos de sistemas de “Deforestación evitada” o RED, y la mayoría son iniciativas piloto voluntarias financiadas por ONGs de conservación y desarrollo. Algunos ejemplos son los proyectos de The Nature Conservancy (TNC): el Proyecto de Acción Climática en el Parque Nacional Noel Kempff Mercado en Bolivia y el Área de Conservación y Manejo del Río Bravo en Belice (The Nature Conservancy, 2008).

Existen por lo menos dos propuestas planteadas para reducir los niveles de deforestación, en los países tropicales. Una de ellas corresponde a la Reducción Compensada presentada en la COP9 por Investigadores Asociados de Brasil, junto al Instituto de Investigación Ambiental de la Amazonia (IPAM) (Santilli, 2003; Santilli et al., 2005) y otra iniciativa pertenece al Joint Research Centre, presentada en la COP11, la que consta esencialmente de un desarrollo y refinamiento de la propuesta realizada por el IPAM (Skutsch et al.2007).

Ambas propuestas constituyen incentivos para los gobiernos, como para los actores privados en áreas de bosques tropicales, los que en contraste con los MDL, no serían mecanismos de mercado limitado a proyectos específicos, sino un compromiso entre países. 

LITERATURA CITADA

  • FAO 2001. Global Forest Resources Assessment 2000. Main Report. FAO Forestry Paper No. 140, FAO, Rome, Italy.
  • Houghton R. 2005. Tropical deforestation as a source of greenhouse gas emissions. In: Tropical deforestation and climate change. Moutinho P and Schwartzman S (ed). Amazon Institute for Environmental Research
  • Santilli, M. 2003. Tropical Deforestation and the Kyoto Protocol: a new proposal. Paper presented at COP-9, UNFCCC, December 2003, Milan, Italy.
  • Santilli M, P Moutinho, Schwartzman S, Nepstad D, Curran L, Nobre C. 2005. Tropical deforestation and the Kyoto Protocol. Essay. Climatic Change 71: 267–276.
  • Skutsch M, Bird N, Trines E, Dutschke M, Frumhoff P, de Jong B, van Laake P, Masera O and Murdiyarso D. 2007. Clearing the way for reducing emissions from tropical deforestation. Environmental Science & Policy 10:322–334
  • Stern N (2007) The Economics of Climate Change: The Stern Review, HM Treasury/Cabinet Office: CUP, Cambridge.
  • The Nature Conservancy 2008. Climate Change: Where We Work. Confronting the problem, locally and globally. Disponible en:
    http://www.nature.org/initiatives/climatechange/work/art23796.html
  • UNFCCC 2008. The United Nations Climate Change Conference in Bali. Disponible en:
    http://unfccc.int/files/na/application/pdf/20071215 _bali_final_press_ release_esp.pdf

REDD Plus

 

¿QUÉ ES REDD+?


Es una de las iniciativas más importantes en materia de bosques. La idea básica de REDD (Reducción de las emisiones producto de la deforestación y la degradación ambiental) es que los países que estén dispuestos y puedan reducir las emisiones de carbono provenientes de la deforestación deben ser compensados económicamente. Los enfoques previos para reducir la deforestación global han sido poco exitosos, sin embargo REDD provee un nuevo marco para permitir a los países que sufren el problema de la deforestación romper con esa tendencia histórica.

Estimaciones del Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático (IPCC, por sus siglas en inglés) (2007), indican que la deforestación contribuye un 15-20% de las emisiones globales de GEI y la mitad de la deforestación global neta se concentra en Brasil e Indonesia.

Recientemente, la “+” en REDD+ ha ido captando mayor atención hacia actividades donde:

RED= Reducción de Emisiones Producidas por la Deforestación
REDD= Reducción de Emisiones producidas por la Deforestación y Degradación Forestal
REDD+= Reducción de Emisiones producidas por la Deforestación, Degradación Forestal Conservación, Manejo Sostenible y Aumento de los Reservorios de Carbono del Bosque.
REDD++: Es REDD+, incluyendo la agricultura (garantizando las mejores prácticas en favor de la no compensación).

¿Cuáles son los objetivos de REDD+?

El primer objetivo de REDD+ es reducir las emisiones. El Plan de Acción de Bali, adoptado en la Conferencia de las Partes COP 13, declara que un enfoque comprensivo para mitigar el cambio climático deber incluir:

«Enfoques políticos e incentivos positivos sobre temas relacionados a la reducción de emisiones producidas por la deforestación y la degradación forestal (REDD) en los países en desarrollo, así como el rol que deberán tener la conservación, el manejo forestal sostenible y la mejora o puesta en valor de los stocks de carbono forestal en países en desarrollo».

El potencial del mecanismo REDD+ es extenso, esto porque al mismo tiempo que REDD+ se ocupa del cambio climático, simultáneamente enfrenta la pobreza rural, ayuda a conservar la biodiversidad y promueve el sostenimiento de vitales servicios para el ecosistema.

¿Quiénes son beneficiarios?

Fonseca et al. 2007 divide la siguiente matriz, en cuatro cuadrantes según su cobertura forestal y reciente tasa de deforestación de algunos países en desarrollo (Cuadro 1).

Estos cuadrantes son importantes dentro del contexto de debate REDD puesto que no todos los países se beneficiarán igualmente de todas las propuestas REDD, pues éstas dependen de la selección de opciones en los cuatro bloques básicos del ámbito conceptual.

Cuadro 1: Matriz de categorización de países según su cobertura forestal y tasa histórica de deforestación.

  BAJA TASA DE COBERTURA FORESTAL (< 50%) ALTA TASA DE COBERTURA FORESTAL (> 50%)
ALTA TASA DE DEFORESTACION
(> 0.22% anual)
Cuadrante I Cuadrante III
Por ejemplo, Guatemala, Tailandia, Madagascar Por ejemplo, Papúa Nueva Guinea, Brasil, Congo (DR)
Países: 44 Países: 10
Área forestal: 28% Área Forestal: 39%
Total de emisiones forestales: 22% Total de Emisiones Forestales: 48%
Tasa Anual de
Deforestación: 48%
Tasa Anual de
Deforestación: 47%
BAJA TASA DE DEFORESTACION
(< 0.22% anual)
Cuadrante II
Cuadrante IV
República Dominicana, Angola, Vietnam Por ejemplo, Surinam, Belice, Gabón
Países: 15 Países: 11
Área Forestal: 20% Área Forestal: 13%
Total de Emisiones
Forestales: 12%
Total de Emisiones
Forestales: 18%
Tasa Anual de
Deforestación: 1%
Tasa Anual de
Deforestación: 3%
Fuente: Fonseca, Gustavo A. B., et al. 2007. No Forest Left Behind. PLoS Biology, vol. 5,
no. 8. pp. 1645.

 

Algunos países pueden beneficiarse más que otros según los lineamientos de REDD, eso depende de la selección del ámbito, nivel referencial, distribución y mecanismo de financiamiento de la propuesta. Por ejemplo, los países de los cuadrantes I y III, es decir, aquellas naciones con tasas altas históricas de deforestación, pueden aprovechar mejor las propuestas que toman como nivel referencial una línea de base histórica. Entretanto los países de los cuadrantes III y IV, es decir aquellos con una gran cobertura forestal, se beneficiarán de las propuestas que contengan mecanismos explícitos en base a las existencias de carbono. Finalmente los países en el Cuadrante II, con baja cobertura forestal, encontrarán difícil beneficiarse de REDD a menos que efectúen actividades de mejoramiento que se incluyan en el ámbito de la propuesta elegida.

Actividades elegibles bajo REDD+

Estabilización de la cobertura boscosa y conservación y preservación de los stocks de carbono a través del manejo sostenible de los bosques.

  1. Reducción de las tasas de deforestación

  2. Reducción en las tasas de degradación

  3. Incremento de los stocks de carbono a través de la conservación y manejo sustentable de los bosques e incremento de la cobertura forestal a través de las actividades de Forestación y Reforestación.

Puntos de convergencia

  • Existe un acuerdo que solo los países en desarrollo pueden participar en REDD y que esta participación debe hacerse de manera voluntaria sin que esta implique algún tipo de compromiso legal
  • Todas las actividades dentro de REDD+ deben ser realizadas acorde a sus circunstancias nacionales y contribuir de manera objetiva a la reducción de emisiones, las cuales requerirán contar con los incentivos necesarios que proveerá el mecanismo REDD

Definición de bosques, deforestación y degradación para el mecanismo REDD según cdm.unfccc.int

La definición de deforestación y degradación de bosques son de uso común, pero puede variar ampliamente entre países. A continuación se señalan las definiciones descrita por la  cdm.unfccc.int

Bosque: Superficie forestal mínima: 0,05 a 1 ha. Altura mínima a la madurez in situ de
2-5 m. Cobertura de copas 10 a 30%

Sin embargo la Autoridad Nacional Designada (AND) en cada país es responsable de la definición de bosque.

Deforestación: En virtud de la Decisión 11/CP.7, la deforestación de la CMNUCC se define como: "la alteración directa, inducida por el hombre, de tierras boscosas en tierras no boscosas".

Degradación: Cuando las emisiones inducidas por el hombre desde los bosques causan una disminución de la cobertura de copas que no se puede considerar como la deforestación, esto se denomina degradación.

Enfoques para abordar REDD+

Comparado con otros mecanismos para la reducción de emisiones de GEI, el tema REDD es complejo. Actualmente se discute la posibilidad de pagar a los países en desarrollo por el valor del carbono almacenado en sus bosques. Se considera que estos pagos podrían contribuir a revertir la deforestación, dándole un mayor atractivo al manejo forestal sostenible. Sin embargo, uno de las principales interrogantes es cómo pagar.
Existe la propuesta de abordar REDD con un enfoque nacional, donde los países en desarrollo recibirían créditos, transables en el mercado internacional de carbono, por reducir la deforestación acorde a una línea base nacional.

Un enfoque basado en proyectos sería inicialmente más fácil de implementar y se adaptaría mejor a los diferentes contextos y actores existentes dentro de cada país. Sin embargo, éste presenta desafíos importantes relacionados con fugas y obligaciones.

Los desafíos REDD+

Se han hecho grandes progresos desde la COP11, cuando Papúa Nueva Guinea propuso integrar REDD dentro de la UNFCCC. Esto se puede notar en las propuestas recibidas por la UNFCCC y el gran número de actividades que empiezan y los fondos que están siendo destinados para crear capacidades para REDD.

Los desafíos a destacar son:

  • Monitoreo, reporte y verificación de los inventarios nacionales.
  • Creación de capacidad y seguridad de las políticas ambientales, incluidas las relacionadas a los derechos de propiedad de la tierra.
  • Minimizar los incentivos perversos.

Uno de los requerimientos más importantes para lograr la integración de REDD en el mercado internacional de carbono, es el correcto uso de la tierra y los cambios de usos en el sector forestal. Además de crear capacidad para un mecanismo REDD efectivo en los países en desarrollo, apoyando sistemas de monitoreo, asistencia técnica y entrenamiento.

Finalmente, las acciones de REDD deben tener como objetivo una visión compartida de largo plazo en favor de la mitigación, necesaria para alcanzar el último objetivo y fundamental de la UNFCCC: la estabilización de la concentración de GEI en la atmósfera.

Mayor Información:

Acrobat Reader

Descargar Acrobat Reader Sitio oficialIMPORTANTE: Para ver los documentos PDF necesitará bajar a su computador el software Adobe Acrobat. Si ya lo tiene,debe bajar el archivo su computador y luego activar este programa para leerlo. Si su browser tiene el plug-in de Adobe Acrobat instalado correctamente, el programa se activará en forma automática y presentará el archivo en su pantalla.

Si no tiene Adobe Acrobat, haga click sobre este icono para obtenerlo en forma gratuita desde el sitio web de Adobe.
Links Nacionales   Links Internacionales   Enlaces Útiles   Buscador
buscador uach
buscador uach

©2008 Facultad de Ciencias Forestales UACh / fono: +56 63 293316 / email: carbono@uach.cl / Valdivia - Chile
La información contenida en el sitio es de exclusiva responsabilidad de las unidades a las que pertenece.