Inicio UACh / Dirección de Tecnologías de Información / / Noticia


Transformación digital y adultos mayores


La pandemia ha obligado a muchos adultos mayores al uso de la tecnología para comunicarse con su entorno, lo que ha sido muy positivo porque la brecha de alfabetización digital en ese sector es una de las más grandes en la población.

Según datos de la más reciente Encuesta de Acceso y Uso de Internet (2018), del Servicio Nacional del Adulto Mayor (SENAMA), un 49,1% de las personas sobre 60 años no han usado nunca internet. Sumado a eso, de acuerdo a la Quinta Encuesta Nacional de Calidad de Vida en la Vejez, realizada por la UC durante 2019 y que revelaron el año pasado, mientras más mayor se es, menos acceso a internet tienen y son aquellos de sectores socioeconómicos más bajos los que se ven más afectados. Si el 46,1% de los usuarios de entre 60 y 69 años tienen internet en su casa y un 57% un teléfono smartphone, aquellos de 80 años y más lo hacen en un 26,1% y un 13%, respectivamente.

Para suplir el conflicto con la digitalización, cada vez más avanzada y mucho más considerando el contexto de la pandemia, han surgido iniciativas para acortar la brecha tecnológica en la población. Mientras menos tecnologizada esté la ciudadanía, más aislada estará y se expone a diversos peligros. Cursos de alfabetización digital para el correcto uso de las distintas plataformas e internet y redes sociales, programas de entrega de equipos a adulto mayores y asistencia médica remota vía telemedicina son algunos de ellos, pero también están aquellos usuarios que utilizan la tecnología para poder sobrellevar su vida en el encierro y el distanciamiento físico con sus familiares y amistades.

Abriendo un mundo

Otro de los usos que se le ha dado a las distintas plataformas dado el contexto de la pandemia, es la telemedicina. Debido al distanciamiento físico y lo riesgoso que puede suponer ir a un establecimiento clínico, gran parte de estos han optado por realizar consultas digitales vía videollamada.A nivel global las solicitudes de telemedicina han incrementado y Chile no es la excepción. Solo en marzo de 2020 el número de atenciones remotas registradas por las isapres fue de 1.883, pero desde entonces hasta octubre del año pasado fueron 198.854.

Además, según cifras de la plataforma de telemedicina Mediclic, entre febrero y marzo de este año las consultas aumentaron en un 44,42%. De ese total, el mayor porcentaje lo tiene el segmento de entre 41 y 50 años (33,4%), pero el menor lo tienen aquellos de 61 años en adelante (8,67%) y que podría reflejar la falta de conocimiento tecnológico.Otro uso es el  servicio de grabación que registra el día a día de los adultos mayores. Se trata de equipos que registran video y sonido, por lo que es posible prever accidentes o situaciones de peligro en los hogares. Además del servicio de grabación de imágenes, algunos de los equipos tienen sensores de movimientos y mandan correos electrónicos al detectar cualquier señal.  

Fuente: www.latercera.com