Inicio UACh / Dirección de Tecnologías de Información / / Noticia


Para el 2030 las empresas serán más tecnológicas y se requerirán empleos que actualmente no existen.


Nuevos empleos se irán generando sobre la marcha y de acuerdo a lo que se necesite en esta nueva relación hombre-máquina. La capacidad de adquirir nuevos conocimientos será más valiosa que el propio conocimiento.

Según un informe publicado por Dell Technologie, se estima que para el año 2030, la mayoría de las organizaciones serán tecnológicas, y en ese sentido, las empresas deben empezar a pensar ya en cómo proteger su infraestructura y su mano de obra. El estudio, dirigido por el Institute for the Future (IFTF) junto con 20 expertos en tecnología, académicos y expertos en negocios de todo el mundo, analiza cómo las tecnologías emergentes, la inteligencia artificial, la robótica, la realidad virtual, la realidad aumentada y la Nube, transformarán nuestras vidas y cómo trabajaremos durante la próxima década.

El informe denominado "La próxima era de las relaciones hombre-máquina", también ofrece una visión sobre cómo los usuarios y las empresas pueden prepararse para una sociedad en constante cambio. Así, para el año 2030, la dependencia de los humanos de la tecnología se convertirá en una auténtica relación, aportando habilidades como creatividad, pasión y una actitud emprendedora, de acuerdo con las conclusiones del estudio de Dell. Esto se alineará con la capacidad de las máquinas de aportar velocidad, automatización y eficiencia, y la productividad resultante permitirá nuevas oportunidades dentro de las industrias y los roles.

Una de las conclusiones del estudio es que se cree que el 85% de los empleos que habrá en 2030 no existen en la actualidad, de hecho, todavía no se han inventado, pues se irán creando bajo la marcha y las necesidades. La capacidad de adquirir nuevos conocimientos será más valiosa que el propio conocimiento. También se estima que la tecnología no reemplazará necesariamente a los trabajadores, pero el proceso de encontrar trabajo cambiará. El trabajo dejará de ser un lugar para convertirse en una serie de tareas. Las tecnologías de aprendizaje automático harán que las habilidades y las competencias de los individuos puedan ser consultadas, y las organizaciones buscarán el mejor talento para tareas diferenciadas, según se ha podido comprobar en el informe.

Para el mismo año, los asistentes de inteligencia artificial integrada irán mucho más allá de lo que puede hacerse ahora; ellos harán un trabajo predictivo y automatizado, lo que se estima, tendrá una alta injerencia en la vida del ser humano. La sociedad entrará en una nueva era en su relación con las máquinas, que se caracterizará por ofrecer más eficiencia y posibilidades que nunca, ayudando a los humanos a superar sus limitaciones. Los humanos se convertirán en conductores digitales en los que la tecnología funcionará como una extensión de las personas, ayudarán a dirigir y gestionar mejor las actividades diarias.
La contratación de trabajadores se realizará mediante el uso de tecnologías avanzadas de establecimiento de contactos basadas en datos; las organizaciones podrán encontrar y emplear talentos de todo el mundo. Asimismo, la gente aprenderá sobre la marcha, ya que el ritmo del cambio será tan rápido que se crearán nuevas industrias y se requerirán nuevas habilidades para sobrevivir.

Actualmente, la disrupción digital está redibujando todo tipo de industrias. Por primera vez, los líderes globales no pueden predecir cómo van a evolucionar sus negocios. De acuerdo con el Índice de Transformación Digital de Dell, el 52% de los altos ejecutivos de 16 países han experimentado una disrupción significativa en sus sectores como resultado de las tecnologías digitales. Y casi una de cada dos empresas cree que su compañía se puede volver obsoleta en los próximos tres a cinco años.

Los ejecutivos de Dell, han afirmado que el ritmo del cambio es muy real y para salir adelante en la era de las relaciones hombre-máquina, cada negocio tendrá que ser un negocio digital, con el software como eje principal. Las organizaciones tendrán que avanzar rápido, preparar su infraestructura y capacitar su fuerza de trabajo para afrontar este cambio.

Los expertos creen que deberíamos centrarnos en lo que podría ser la nueva relación entre tecnología y personas, y en cómo podemos prepararnos para afrontar esta situación. Si participamos en la tarea de empoderar las asociaciones hombre-máquina para tener éxito, su impacto en la sociedad nos enriquecerá a todos.

Fuente: www.abc.es