Inicio UACh / Dirección de Tecnologías de Información / / Noticia


2017, el año de las lecciones para combatir la ciberdelincuencia


Si algo nos enseñó el 2017 es que es absolutamente necesario ser precavidos en materia de seguridad informática y que debemos tomar conciencia de las responsabilidades que nos competen a todos ante vulnerabilidades de la red.

No hay una fecha más adecuada para hablar de seguridad de la información, que el día de hoy, ello porque cada 30 de noviembre se celebra el Día Mundial de la Ciberseguridad. Lo primero que debemos hacer es reflexionar respecto a las responsabilidades que competen a los usuarios al momento de estar expuestos a la ciberdelincuencia.

La sociedad se encuentra cada vez más hiperconectada, el Internet de las Cosas avanza a pasos agigantados, y esta transformación digital trae, sin duda, grandes beneficios porque facilita muchas tareas, pero por otro lado, aumenta las vulnerabilidades.

Cuando la información de los usuarios se compromete, se corre el riesgo de que sea publicada, vendida, objeto de chantaje o empleada en el acceso a cuentas bancarias; los aparatos son secuestrados y se les exige por ellos rescates, los asistentes de voz pueden ser alterados para que abran la puerta de casa o los autos pueden ser dirigidos desde la distancia.

En ese sentido, los expertos son claros: La ciberseguridad es un factor crítico para garantizar la transformación digital y es imprescindible para el avance tecnológico. Por tanto, es clave desarrollar un sector fuerte con tecnología propia, porque en caso contrario estaremos expuestos a ciberataques cada vez más complejos y con mayor impacto en nuestra sociedad.

La lección que deja el año 2017, es que las mejores pautas que uno debe seguir para no ser víctima de un ataque son todas aquellas relacionadas con la prevención. Entre este sentido, se debe informar a los usuarios corporativos, de empresas e instituciones, sobre los peligros que acechan porque, como se pudo ver con el ciberataque global ransomware WannaCry, que secuestró los equipos informáticos de varias empresas, ya no es necesario que el virus vaya incluido en forma de archivo adjunto en un correo electrónico para descargar un malware o código malicioso.

Tampoco hay que olvidar las campañas de phishing o suplantación de identidad que no cesan. Los usuarios siguen recibiendo, cada vez con mayor frecuencia, correos electrónicos fraudulentos que se hacen pasar por empresas conocidas para que hagan click en un enlace de una página web falsa que imita a una verdadera para robarles sus datos. Al respecto, siempre la recomendación es comprobar el remitente y no abrir aquellos correos que generen alguna duda. De más está decir que no se debe ingresar a las direcciones que esos remitentes envían en el interior del correo. Aquellas son prácticas que deben ser habituales en nuestro comportamiento en la red.

Ante una nueva herramienta informática, la ciberdelincuencia siempre está alerta, por tanto, siempre va a aparecer un nuevo virus, sobre todo para móviles, que se han constituido en los equipos más usados.

Para más información visita: http://www.uach.cl/direccion-de-tecnologias-de-informacion/seguridad