Inicio UACh / Dirección de Tecnologías de Información / / Noticia


Neuroderechos: ley regulará uso de plataformas como Facebook, Instagram, Google y Amazon


Chile será el primer país en contar con una legislación que proteja a las personas de la tecnología de datos pero sin dejar de avanzar en el desarrollo científico necesario para el mundo moderno.

El rastreo que hacen algunas aplicaciones para relacionar las búsquedas de los usuarios con otros sitios es producto de la inteligencia artificial, la misma que permite saber en cuánto pasará el bus de la locomoción colectiva por el paradero, hacer diagnósticos de salud, cirugías en extremo delicadas y que ayuda a una persona sin brazos a manipular un lápiz o una cuchara.

Actualmente se busca crear una legislación que permita proteger a las personas pero sin dejar de avanzar en el desarrollo científico necesario para el mundo moderno. La idea es que en el corto plazo, se logren 3 objetivos: un cambio constitucional, y dos proyectos de ley, uno que ya está en tramitación y hace referencia a la regulación de neurotecnologías directas como Neuralink en el que se establece un sistema de registro y consentimiento, y otro proyecto de ley que regula plataformas digitales y busca establecer "derechos y obligaciones en el espacio digital". (Boletín N° 14.561-19)

El problema aquí es el uso de la tecnología. Actualmente existen 25 mil millones de dispositivos y en 9 años más serán 70 mil millones. Por tanto es necesario controlar de dónde se sacan los datos. Los expertos señalan que de los cerebros donde la disputa es por el control de los datos. El que se apropie de los datos será el dueño del mundo... y monopólico, indican los legisladores.. Por tanto, lo que hace la nueva norma constitucional es darle una nueva dimensión a los derechos humanos.

Facebook, Instagram y otras plataformas
En el último tiempo se han conocido estudios que demuestran que cuando no hay control sobre el uso de las plataformas, se afecta negativamente la salud física y mental de las personas, sobre todo de niños y adolescentes. Además, en muchos casos, se han transformado en un medio en el que las personas pueden difamar, publicar contenido falso, obseno, sin que exista sanción por ello.

El proyecto de ley, establece una serie de derechos y obligaciones, dirigidas a los agentes de las plataformas digitales, al proveedor de la misma, los usuarios y particularmente el consumidor (con poca capacidad negociadora y que por lo mismo requiere una protección adicional). Por ejemplo, indica que para realizar cualquier acto de geolocalización, almacenamiento, tratamiento o cesión de datos recabados sobre el consumidor digital, se requerirá su aceptación expresa, específica e informada; que todo consumidor digital tiene derecho a que se rectifiquen los contenidos emitidos a través de plataformas digitales que atenten contra su imagen, la intimidad personal y familiar en Internet; y que tiene también derecho a la no divulgación de sus datos personales y a solicitar al proveedor de la plataforma digital la supresión de aquellos que circulen sin su consentimiento, bastando para ello que así lo indique.

Los expertos señalan que estas regulaciones buscan defender a los niños de esos contenidos y de la adicción, además de establecer normas internacionales como el derecho al olvido, de tal manera que después de 30 años no aparezcan en las redes, acciones realizadas en el pasado. Si las personas supieran la cantidad de datos que hay almacenados a nivel de perfil individual, todo lo que saben las plataformas de de las personas, daría un poco de miedo y se exigiría su regulación, señalan los expertos.

Cambio constitucional
El cambio más avanzado es el constitucional. Tras ser aprobada por la Sala del Senado, el mes pasado,la normativa debe ser vista por la Cámara para que posteriormente, el Tribunal Constitucional se pronuncie respecto de la constitucionalidad de la norma y finalmente, el Presidente la promulgue mediante decreto supremo. Con esta ley, se crea la idea de que los neuroderechos son un derecho humano y porque es un derecho humano se hace una reforma constitucional. Lo bueno es que para este cambio constitucional existe un tremendo consenso a nivel nacional. Esta redacción final, lo que hace es actualizar el articulo 19 número 1 de la Constitución Política de Chile: pone a la persona humana antes que las tecnologías que es una aspiración muy antigua desde el punto de vista filosófico, jurídico asociado al desarrollo tecnológico.

Fuente: www.latercera.com